Enter your keyword

De madres a hijas… ¿o de hijas a madres?

De madres a hijas… ¿o de hijas a madres?

¡Hola duendecillos!

Hace poco os enseñaba los ovillos de Rosarios 4 Ecotton y os comentaba que serían una camiseta. ¡Y aquí estamos, manos a la obra!

Aprovechando que mis padres vinieron a verme a finales de Agosto le lancé un reto a mi madre: ¿Quieres probar estos hilos conmigo? y mi madre, que tiene mucho de duendecilla y le encanta un sarao, se apuntó. Así es como hemos empezado este proyecto a dos manos: Ella tejiendo la parte de detrás y yo la de delante. El hilo le encantó, ella suele tejer lana y quería probar el algodón para tejerse ella también una camiseta, y ya os adelanto que acabará comprando más ovillos de Rosários4  Ecotton para hacerse una para ella. Le propuse hacer una sesión de fotos juntas para esta entrada, ¡y ella aceptó encantada! (la idea de las uñas a juego, es suya, si es que está hecha toda una bloguera).

La verdad es que me está encantando tejer esta camiseta: Estoy intentando diseñar mi propio patrón (sí, a mi me gusta dar saltos antes de aprender a caminar) que sea apto 100% para novatos a las dos agujas, y mi idea es publicar el patrón gratis en el blog para que tú también te animes a hacer tu primer proyecto a dos agujas si eres de las que, como yo, aún le tiene miedo al tejido con palillos (o a dos agujas). Va a ser un patrón muy sencillo, para practicar derecho y revés (los puntos básicos) pero con un trocito un poquito más avanzado porque se que te gustan los retos, como a mí! 🙂

El hilo es una pasada: Suavito, desliza con mucha facilidad, se teje sin ningún problema y es un tono mostaza empolvado precioso. Cunde bastante, en las imágenes apenas he empezado mi segun ovillo y casi está terminada la parte de delante. Cuando la termine, os diré cuantos ovillos me ha llevado realizarla. Estoy muy contenta de haber descubierto este algodón y creo que lo voy a usar para más prendas fresquitas (ahora no puedo parar de pensar proyectos y buscar patrones, doctor, ¿qué me pasa?) Me ha gustado mucho el color salmón (107) y el azul (113), porque suelo siempre llevar prendas de color azul.
Si estáis interesadas, el hilo Ecotton es para agujas de 5 mm a dos agujas (recuerdo que si lo vais a usar para crochet o para amigurumi, recomiendo una aguja menor) y los ovillos son de 50 gr y tienen 95 m. tal y como os comenté en el vídeo reseña. Lo que más me gustó es que son hilados realizados con fibras naturales (en este caso, 100% algodón) y teñidos con tintes naturales. El color es suave, un poco apagado, ideal para alguna prenda de verano. Para ver más, lo podéis encontrar aquí y si necesitáis saber si cerca de vosotros venden Rosários4, podéis escribir a info@rosarios4.com y os indicarán si hay alguna tienda cerca vuestra que los venda ¡son un encanto!

No hace mucho, en mi post sobre la Revolución Tejedora os hablaba de que tejer es un hobby que pasó de abuelas a nietas, o de abuelas a hijas, y sé que muchas aprendisteis por algún familiar. En mi caso, mi madre no era tejedora: Apenas había tejido algún jerséy cuando era joven y yo era un bebé. Mis abuelas no tejían, por eso aprendí de manera autodidacta como os comenté en el vídeo de Cómo sujeto yo la aguja, y de ahí que tenga algunas manías tejeriles “poco ortodoxas” y de que haya descubierto formas de tejer o trucos novedosos, fruto del ensayo y error.

Al contrario que en el crochet, en las dos agujas sí fue mi madre quien me enseñó lo básico, y mis primeras agujas rectas fueron las suyas. Aunque ella lo tenía realmente abandonado, aún se acordaba (y eso que habían pasado muchos años) y me enseñó el derecho y el revés, que es básicamente lo que necesitas para empezar. Luego viendo vídeos en Youtube fui perfeccionando y aprendiendo algunos puntos y técnicas. Cuando empecé a tejer más, a mi madre le picó el gusanillo, y para Navidad hace unos años le regalamos un pack de agujas Knitpicks que son las que yo utilizo (si queréis saber más sobre este tipo de agujas, ¡puedo haceros una reseña!) y ha vuelto a tejer, así que en este caso podríamos decir que fui yo quien la enganchó. Eso sí, ¡ella teje a mucha más velocidad que yo!

¡Ha sido tremendamente divertido contar con ella para este proyecto y poder tener nuestro momentito lanero este verano!

Y a tí, ¿quien te enseño a tejer? ¿Te gusta tejer en compañía?  ¡Nos leemos la semana que viene!

 

1 comentario

  1. Que suerte duendecilla, a mí mi madre nunca me enseñó… (tampoco me preocupe por aquel entonces), pero seguro que ni hubiese tenido paciencia ni ella ni yo 😉

    Amibaby
    Oct 4, 2017 Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Antes de comprar te recomendamos Registrarte! Registrándote tendrás acceso a los patrones que compres SIEMPRE, en tu sección Descargas. Haz clic en Mi Cuenta o haz clic aquí para registrarte Descartar